cuando llegaron los tartesios a la peninsula iberica

Tartessos: La misteriosa civilización que dio inicio a la historia de España

La península ibérica es un territorio rico en historia y cultura, que ha sido habitado por diversas civilizaciones a lo largo de los siglos. Entre ellas, se destacan los Tartessos, una de las más enigmáticas y fascinantes de la antigüedad. En este artículo, nos adentraremos en su historia para conocer cuándo aparecieron en la península, cuál fue la primera civilización que se estableció en España y quién creó a los Tartessos. Además, exploraremos la relación entre esta civilización y los fenicios, su presencia en diferentes regiones de España, su cultura y legado, así como las teorías sobre su origen y su misteriosa desaparición. Acompáñanos en este viaje por la apasionante historia de los Tartessos.

Contexto histórico: la llegada de los Tartesos a la península ibérica

La historia de España está llena de civilizaciones que han dejado su huella en el territorio. Una de las más desconocidas pero también más fascinantes son los Tartesos, un pueblo que llegó a la península ibérica alrededor del siglo VIII a.C.

Los Tartesos eran un pueblo de origen oriental, probablemente procedentes de la zona de Anatolia o Siria. Su llegada a la península ibérica se produjo en un momento en el que la zona estaba habitada por diversas tribus y culturas, como los íberos, los celtas y los fenicios.

Los Tartesos se establecieron principalmente en la zona del Guadalquivir, en el sur de la península. Allí fundaron ciudades como Tartessos y Gadir, que se convirtieron en importantes centros comerciales gracias a su posición estratégica en el mediterráneo. Además, los Tartesos eran expertos en la metalurgia y el comercio de metales preciosos, lo que les permitió establecer relaciones comerciales con otras civilizaciones como los fenicios y los griegos.

La cultura Tartesa se caracterizaba por su riqueza y su sofisticación. Sus ciudades estaban dotadas de impresionantes construcciones y su arte se caracterizaba por la utilización de metales preciosos como el oro y el bronce. También eran un pueblo religioso, y sus dioses estaban representados en esculturas y estelas.

A pesar de su gran importancia en la historia de España, la llegada y posterior desaparición de los Tartesos sigue siendo un enigma para los historiadores. Se cree que su declive puede deberse a la invasión de los pueblos celtas y fenicios, que desplazaron a los Tartesos de su posición privilegiada en el comercio mediterráneo.

Su legado, aunque enigmático, sigue presente en la cultura y las tradiciones de la zona del Guadalquivir, y su influencia se puede ver en numerosas civilizaciones que vinieron después.

La civilización más antigua de España: los Tartessos

España es un país con una historia muy rica y diversa, en la que han surgido y caído muchas civilizaciones a lo largo de los siglos. Sin embargo, hay una civilización que destaca por ser la más antigua conocida en nuestro país: los Tartessos.

Los Tartessos se establecieron en la región sur de la península ibérica, alrededor del siglo XI a.C. y se mantuvieron como una potencia durante casi , hasta su desaparición en el siglo VI a.C. Su territorio se extendía por gran parte del sur de España, incluyendo regiones como Andalucía y Extremadura.

Esta civilización dejó su marca en la historia de España gracias a su avanzada cultura y su relación con otras civilizaciones cercanas, como los fenicios y los griegos. Los Tartessos eran conocidos por su habilidad en la minería, especialmente en la extracción de plata y hierro. También eran expertos en la metalurgia y la navegación, lo que les permitió establecer importantes rutas comerciales por el Mediterráneo.

Una de las características más fascinantes de los Tartessos es su influencia en la mitología griega. Según la leyenda, el famoso rey Heracles realizó uno de sus doce trabajos en la región de Tartessos, donde capturó los Toros de Gerión. Además, se cree que el rey Euristeo, quien ordenó a Heracles que realizara sus famosos trabajos, era en realidad un noble tartesso.

A pesar de su importancia en la historia de España, los Tartessos son una civilización poco conocida y aún quedan muchos aspectos de su cultura por descubrir. Sin embargo, su influencia sigue presente en la actualidad, especialmente en la región de Andalucía, donde se pueden encontrar vestigios de su legado en forma de monumentos y objetos históricos.

La colonización mediterránea: los primeros en asentarse en la península

Desde tiempos remotos, el mar Mediterráneo ha sido objeto de grandes migraciones y conquistas, siendo un punto estratégico para la expansión de diferentes culturas.

Los primeros en asentarse en la península ibérica fueron los fenicios y los griegos, que comenzaron a colonizar las costas mediterráneas alrededor del siglo VIII a.C. Estos pueblos, con una gran experiencia en navegación, se aventuraron en el mar en busca de nuevas tierras donde establecer sus colonias comerciales.

A lo largo de los siglos, las colonias fenicias y griegas se expandieron por toda la península, estableciendo una intensa actividad comercial y un intercambio cultural que influiría en la cultura y la sociedad de la región para siempre.

Pero no solo los fenicios y los griegos fueron importantes en la colonización mediterránea de la península. Los cartagineses también tuvieron un papel fundamental en la región, expandiendo su imperio en el Mediterráneo occidental y estableciendo su capital en la ciudad de Cartago, en la actual Túnez.

Finalmente, en el siglo III a.C., los romanos iniciaron su expansión por la península, tomando el control de las ciudades fenicias y griegas, y extendiendo su dominio por todo el territorio. La colonización romana en la península tuvo un impacto duradero en la historia y la cultura de la región, y aún hoy podemos ver su influencia en el idioma, la arquitectura y la organización social.

El origen de Tartessos: mitos y teorías

Tartessos es una antigua civilización que floreció en la península ibérica entre los siglos IX y VI a.C. Se le atribuyen numerosas hazañas y conquistas, pero su verdadero origen sigue siendo un misterio.

Mitos: Según la mitología griega, Tartessos fue fundada por el semidiós Hércules, quien llegó a la península en su décimo trabajo. También se dice que fue el lugar donde se escondió el rey Midas después de que su toque convirtiera todo en oro.

Teorías: Existen varias posibles teorías sobre el origen de Tartessos. Algunos investigadores argumentan que sus habitantes eran de origen fenicio, debido a la existencia de similitudes culturales y lingüísticas. Otros creen que eran íberos o celtas.

Sin embargo, la teoría más aceptada es que Tartessos fue el resultado de la mezcla de varias culturas y pueblos, incluyendo fenicios, íberos, celtas y tartesios nativos.

Lo que sabemos: Aunque no se sabe con certeza quiénes fueron los fundadores de Tartessos, existen pruebas de su existencia, como monedas, cerámicas y objetos de bronce. También se han encontrado vestigios de su avanzada tecnología en la minería y la acuñación de monedas.

Además, se cree que Tartessos era un importante centro comercial en el Mediterráneo, lo que le permitió tener una gran influencia en la región.

Conclusión: A pesar de los mitos y las incertidumbres, Tartessos continúa fascinando a los historiadores y arqueólogos, y su estudio sigue proporcionando nuevas revelaciones sobre su origen y legado.

Influencia fenicia: la relación entre Tartessos y esta civilización

La influencia fenicia en la península ibérica ha sido un tema recurrente en la historiografía. Sin embargo, una de las relaciones más destacadas es la que se estableció entre la civilización tartésica y la fenicia.


La llegada de los fenicios a la península ibérica fue un factor clave en el desarrollo de la cultura tartésica. Gracias a los intercambios comerciales y culturales que se establecieron, los tartesios adoptaron elementos de la cultura fenicia, como su alfabeto y sus técnicas metalúrgicas avanzadas.


Además, la presencia de los fenicios en la península ibérica tuvo un impacto significativo en la economía de Tartessos. La explotación de minas de plata y la producción de cerámica se convirtieron en actividades fundamentales que ayudaron al florecimiento de la civilización.


La ciudad de Gadir (actual Cádiz) fue un importante punto de encuentro entre tartesios y fenicios. Aquí se estableció uno de los principales puertos comerciales de la época, lo que permitió una intensa relación entre ambas culturas.


Además de las relaciones comerciales, también hubo intercambio de ideas y creencias religiosas entre tartesios y fenicios. Esto se refleja en la aparición de divinidades fenicias en el panteón religioso tartésico.


La influencia fenicia en Tartessos fue un factor determinante en el desarrollo y la expansión de la civilización. Sin duda, esta relación tuvo un impacto duradero en la historia de la península ibérica.


La relación entre ambas se convirtió en una de las bases fundamentales de la historia antigua de la península ibérica.

Artículos relacionados