como aflojar un tornillo pequeño muy apretado

9 formas sencillas de solucionar problemas con tornillos apretados o barridos sin necesidad de herramientas

Si alguna vez te has encontrado en la situación de tener que aflojar un tornillo sin tener las herramientas adecuadas, probablemente sepas lo frustrante que puede ser. Ya sea porque se ha pasado de rosca o porque está muy apretado, sacar un tornillo puede convertirse en una tarea complicada si no sabes cómo abordarla. Por suerte, existen diferentes técnicas y trucos que te pueden ayudar a aflojar y sacar un tornillo barrido, de estrella, allen, oxidado o simplemente agarrotado sin tener que recurrir a herramientas especializadas. A continuación, te presentamos algunas opciones para que puedas solucionar este problema de manera sencilla y efectiva.

Consejos prácticos para aflojar un tornillo sin herramientas

A veces, nos encontramos en situaciones en las que necesitamos aflojar un tornillo pero no contamos con las herramientas necesarias.

Ya sea porque se nos ha olvidado el destornillador en casa o porque nos hemos encontrado con un tornillo muy apretado en una situación de emergencia, es importante conocer algunos trucos para poder solucionar el problema sin tener que recurrir a herramientas.

1. Usa un cuchillo o una llave

Si tienes un cuchillo o una llave a mano, puedes utilizarlo para aflojar el tornillo. Simplemente coloca la punta del cuchillo o la llave en la ranura del tornillo y gíralo en sentido contrario a las agujas del reloj para aflojarlo.

2. Golpea el tornillo

Otra técnica es golpear el tornillo con un martillo o cualquier objeto pesado que tengas a mano. Esto ayudará a aflojar el tornillo al romper la fricción que pueda existir.

3. Usa una goma elástica

Si no tienes un cuchillo o una llave, puedes utilizar una goma elástica para aflojar el tornillo. Coloca la goma elástica sobre el tornillo y gírala hacia la izquierda para aflojar el tornillo. La goma ayudará a crear fricción y permitirá que tengas un mejor agarre para girar el tornillo.

4. Usa un imán

Si el tornillo está lo suficientemente suelto, puedes intentar retirarlo con un imán. Acércalo al tornillo y gíralo para atrapar las partículas metálicas. Una vez que tengas un buen agarre, comienza a girar hacia la izquierda para aflojar el tornillo.

Con estos sencillos consejos, podrás aflojar un tornillo sin la necesidad de tener herramientas a mano. Recuerda tener precaución y cuidado al realizar estas técnicas, ya que pueden causar daños en el tornillo o en la superficie donde se encuentra.

Soluciones para sacar un tornillo barrido de forma efectiva

Los tornillos barridos son una situación frustrante para cualquier persona, especialmente cuando se necesita sacarlos de forma urgente. Afortunadamente, existen soluciones efectivas que pueden ayudar a resolver este problema de manera rápida y sencilla.

1. Utilizar un destornillador de impacto

Un destornillador de impacto es una herramienta que se caracteriza por tener un mecanismo de golpeo que ayuda a aplicar una fuerza adicional al tornillo. Esto hace que sea más fácil aflojar un tornillo barrido, ya que el impacto hace que se libere la fijación entre el tornillo y el material.

2. Usar un extractor de tornillos

El extractor de tornillos es una herramienta especialmente diseñada para sacar tornillos barridos. Funciona mediante la inserción de una broca en el tornillo y luego girándolo en sentido contrario a las agujas del reloj para extraerlo. Es importante asegurarse de utilizar la broca adecuada para el tamaño del tornillo para evitar dañar aún más la cabeza del mismo.

3. Utilizar un alicate de punta fina

Si el tornillo barrido se encuentra en un lugar de difícil acceso, como en una esquina o en un espacio estrecho, un alicate de punta fina puede ser una buena opción. Con cuidado y paciencia, se pueden agarrar los bordes del tornillo y girarlo para sacarlo.

4. Aplicar calor

En algunos casos, el calor puede ayudar a aflojar el tornillo barrido. Se puede utilizar un secador de pelo o un soplete para calentar la superficie donde se encuentra el tornillo, lo que hará que se expanda y sea más fácil de sacar. Sin embargo, se debe tener precaución de no aplicar demasiado calor para evitar dañar el material circundante.

5. Recurrir a un profesional

Si ninguna de estas soluciones funciona o si se necesita sacar un tornillo demasiado dañado, siempre se puede recurrir a un profesional. Un cerrajero o un técnico en reparaciones pueden tener las herramientas y habilidades necesarias para sacar el tornillo sin dañar el material circundante.

Es importante recordar que, al intentar sacar un tornillo barrido, se debe tener cuidado de no dañar aún más el material o de arriesgarse a lastimarse. Lo mejor es tomar las precauciones necesarias y si no se está seguro de cómo hacerlo, siempre es mejor dejarlo en manos de un profesional.

Aprende a aflojar tornillos en el sentido correcto

Uno de los problemas más comunes al intentar reparar o montar algo son los tornillos que se han quedado demasiado apretados y no hay manera de aflojarlos. Muchas veces, la solución no es simplemente aplicar más fuerza, sino hacerlo en el sentido correcto.

Primero, identifica el tipo de cabeza del tornillo. Dependiendo de si es un tornillo Phillips, Allen o de cabeza plana, deberás utilizar una herramienta específica para poder aflojarlo sin dañarlo.

Una vez tengas la herramienta adecuada, asegúrate de aplicar la fuerza en el sentido contrario de las agujas del reloj. Esto puede parecer obvio, pero hay veces que por la postura o la desesperación, tendemos a hacerlo en sentido horario y definitivamente no es lo correcto.

Incluso si el tornillo parece estar demasiado apretado, no apliques demasiada fuerza. Si lo haces, podrías dañar la rosca y luego te costará mucho más reparar el daño. Ve aplicando fuerza con calma y de manera constante, hasta que el tornillo empiece a ceder.

Si el tornillo sigue sin aflojarse, prueba con un lubricante o algún producto específico para aflojar tornillos difíciles. A veces, el problema puede ser que el tornillo está oxidado o atascado por la suciedad. Aplica el producto y deja que actúe unos minutos antes de volver a intentar aflojarlo.

En resumen, para aflojar tornillos en el sentido correcto:

  • Identifica la cabeza del tornillo y utiliza la herramienta adecuada.
  • Asegúrate de aplicar la fuerza en el sentido contrario de las agujas del reloj.
  • No apliques demasiada fuerza para no dañar la rosca.
  • Si el tornillo sigue sin aflojarse, prueba con un lubricante o producto específico.
  • Ahora ya sabes cómo aflojar tornillos en el sentido correcto y podrás ahorrarte muchos dolores de cabeza en tus próximas tareas de bricolaje. Recuerda siempre tener paciencia y ser cuidadoso para no terminar con problemas mayores. ¡Buena suerte!

    Trucos para aflojar un tornillo de estrella apretado al máximo

    Los tornillos de estrella, también conocidos como tornillos Phillips, son muy comúnmente utilizados en todo tipo de muebles y objetos. Sin embargo, a veces pueden resultar un verdadero dolor de cabeza si se encuentran muy apretados y no podemos aflojarlos con facilidad. A continuación, te presentamos algunos trucos para lograr aflojar un tornillo de estrella apretado al máximo.

    1. Utiliza un destornillador adecuado

    Lo primero que debes tener en cuenta es utilizar un destornillador de la medida correcta para el tornillo. Aunque parezca obvio, muchas personas intentan aflojar un tornillo con una herramienta que no es del tamaño adecuado y esto solo empeora la situación.

    2. Aplica aceite o lubricante

    Si el tornillo está muy apretado, puede ser de gran ayuda aplicar un poco de aceite o lubricante en la rosca. Esto ayudará a reducir la fricción entre el tornillo y el material en el que está insertado, facilitando su aflojamiento.

    3. Golpea suavemente el destornillador

    Otra técnica que puede funcionar es golpear suavemente el destornillador mientras giras hacia la izquierda para aflojar el tornillo. Esto ayudará a aflojar la rosca y desapretar el tornillo.

    4. Calienta el tornillo

    Sin embargo, si nada de lo anterior funciona, puede que tengas que recurrir a un poco de calor. Con un secador o una pistola de calor, calienta la cabeza del tornillo durante unos segundos. Esto hará que el metal se expanda y sea más fácil aflojar el tornillo.

    5. Usa un taladro con punta de destornillador

    Si todas las técnicas anteriores han fracasado, aún tienes una última opción. Puedes utilizar un taladro con una punta de destornillador para forzar el tornillo a girar. Ten cuidado al usar esta técnica, ya que puede dañar el material en el que está insertado el tornillo.

    Esperamos que estos trucos te sean de utilidad la próxima vez que te encuentres con un tornillo de estrella apretado al máximo. Recuerda siempre utilizar la herramienta adecuada y aplicar fuerza con cuidado para evitar dañar tanto el tornillo como el material en el que está insertado.

    Artículos relacionados