Música gallega con raíces celtas

Ha habido un largo debate sobre si la música gallega y asturiana tiene raíces en la historia celta de la región. Las afirmaciones de que Galicia es una «nación celta» parecen frágiles dado que incluso el idioma tradicional es similar al portugués y se siente más como una táctica de marketing por parte del departamento de turismo. Sin embargo, hay algo en la música folclórica gallega y asturiana que tiene similitudes con los estilos folclóricos irlandeses y escoceses, pero cuánto se ha logrado a lo largo de los años y cuánto ha sido un fenómeno de reactivación internacional seguirá siendo desconocido. El movimiento de renacimiento celta en las últimas décadas, que incluso incluye una grabación «gallega» de los Chieftains, puede haber borrado cualquier tradición musical local distintiva.

Entre los artistas internacionales más conocidos se encuentran Milladoiro (una banda que ha estado grabando durante más de 30 años) y el gaitero (gaita gallega) Carlos Nuñez. Susana Seivane, también gaitera, es una artista nueva y emocionante.

Las melodías gallegas se tocan tradicionalmente en gaita y batería, pero hay una serie de grupos que tienden a presentar violines. Gran parte del rock tradicional tradicional gallego y folk-rock de los últimos años se ha visto fuertemente influenciado por los modernos estilos «folk» irlandeses, escoceses y galeses. El renacimiento folklórico gallego recurrió a artistas de principios del siglo XX como Perfecto Feijoo, un gaitero y un jugador fornido. La primera grabación comercial de música gallega había llegado en 1904, por una coral llamada Aires d’a Terra de Pontevedra. A mediados de siglo, surgió Ricardo Portela, quien inspiró a muchos de los artistas revivalistas y tocó en bandas influyentes como Milladoiro.

También se produjo un renacimiento de la música tradicional asturiana durante este período. Artistas como el popular gaitero Hevia y grupos musicales como Llan de cubel y Tejedor ayudaron a llamar la atención sobre la música popular asturiana tanto en Asturias como en el ámbito más amplio de las escenas de música «celta» y mundial.

Sexo al aire libre, una atracción inesperada

Gracias a las buenas acciones para dar publicidad que el gobierno provincial ha hecho dentro de la Comunidad, y también a nivel estatal, se podría decir que la cantidad de visitantes que recibe la provincia de Lugo se ha incrementado, y mucho, en los últimos años. No sólo se ha buscado el dar fama a su gastronomía, su clima y su carga histórica, sino que también se ha hecho hincapié en todas las formas de entretenimiento y ocio con tintes más modernos que se podía encontrar en la ciudad, y también en sus alrededores. Algo que sin duda ha atraido a generaciones más jóvenes de turistas, que pensaban que Lugo era un lugar de viejos que poco podía ofrecerles para pasar una noche loca de desfase y marcha.

También en Pastoriza hemos notado la diferencia en el número de visita, seguramente de todos aquellos que buscaban en los pueblos cercanos el mismo tipo de diversión que en la capital, pero a un nivel más tranquilo. Entre estos ha habido de todo: unos que se aburrían y se marchaban, porque el ritmo tranquilo del pueblo no se ajustaba a ellos, y otros que se quedaban encantados porque realmente gozaban de esta atmófera más tranquila, y decidían que estaban mejor aquí. Para gustos, los colores.

Sin embargo, desde hace unos años ha surgido en Lugo un tipo de entretenimiento que yo, por mi parte, solo he visto en videos porno hd (perdona, pero yo, si veo porno online, quiero que sea en la máxima calidad). No imaginaba que realmente alguien pudiera hacer un listado práctico e informativo de esta actividad, y la verdad, me hubiera gustado conocerlo antes, cuando lo podía haber disfrutado más, aunque no sé si como interesado o simplemente en plan voyeur (se me abren un montón de posibilidades por delante ahora, pero deja que lo piense con más detenimiento).

Y es que ¿tú estarías interesado en conocer sitios para tener sexo en Lugo al aire libre? Pues bien, algunas webs para adultos, no sé si creadas por interesados directamente o no, han realizado la tarea de pasear por las calles de la ciudad y elegir los mejores lugares para tener sexo en el exterior, rodeados, según ellos, de las mejores vistas, y con las mejores condiciones. Para parejas, monógamos, grupos, y tanto hetero como homosexuales, lo mismo da; de hecho, a raíz de esto también se han creado apps con la misma intención y se te avisa del tipo de sexo y hasta de la tendencia sexual. Esto sí que es modernidad y lo otro es tontería; así, el que no folle en la calle, es porque no quiere.

Claro, algunos de los que pasaron de la capital a los pueblos de la provincia, incluyendo el nuestro, buscando encontrar las mismas circunstancias, tengo que decir que se llevaron un buen chasco. Aún no sé cómo de exitosa ha sido esta iniciativa en la ciudad de Lugo, pero te aseguro que en A Pastoriza la cosa no sería muy bien vista; no sólo no tenemos tantos lugares públicos en los que andar dándole al tema (aunque algunos hay, por supuesto) sino que seguro que siempre habrá alguien que te pille en plena faena, porque tenemos mentalidad de pueblo (ya sabes lo que se dice de los pueblerinos, siempre saben todo de todos, jeje).

Así que ya sabes: en la provincia de Lugo puedes encontrar todo tipo de actividadades lúdicas con las que entretenerte, unas más audaces que otras. Puedes apostar por lo clásico o por lo moderno, eso ya es tu elección; pero convendría que te pusieras al tanto de qué cosas se pueden hacer o es conveniente hacer en cada lugar, o puedes llevarte un chasco y acabar en los periódicos… o en el cuartelillo acusado de escándalo público, jeje.

La rica gastronomía de la región

¿No eres demasiado amigo de la historia, de la cultura o del arte de los sitios que visitas como turista? ¿Te gustan otras cosas como sus lugares de ocio, todo lo que tenga que ver con el entretenimiento, y el placer de comer? Pues no te preocupes, porque se llegas a A Pastoriza, o a cualquier otra localidad de la región, tendrás esto último bien asegurado. Porque, por si no lo sabes, Lugo es sinónimo del «bueno comer» cuando hablamos de Galicia, y eso ya es mucho decir con las delicias gastronómicas que puedes encontrar en ese Comunidad.

Y este próximo fin de semana es la ocasión perfecta para comprobarlo, por fortuna. Desde el viernes hasta el domingo, se celebrará el Castronomía, festival gastronómico provincial, en la localidad de Castro de Ribeiras de Lea. Aquí, los visitantes podrán disfrutar de tapas a 1,50 euros de la tradicional cocina lucense que aportarán todos los locales de restauración del lugar. ¿Y qué delicias podemos encontrar entre estas tapas a precios populares? Pues claramente todo lo que contemple la dieta atlántica, que es la base de la gastronomía gallega y por supuesto de Lugo: carpaccio de atún, pulpo a la parrilla, rape, mero o lenguado, gran variedad de mariscos, o piezas de caza como liebres y perdices. También el cordero y el cochinillo asado al horno de leña de forma tradicional será uno de los platos estrella de este evento.

Por otra parte, en Pastoriza, Becerreá y Bretoña se celebran los clásicos magostos. ¿Qué significa esa extraña palabreja? Pues los magostos son a las castañas lo que la vendimia es a la uva: o sea, fiestas de celebración de la recogida de este fruto que tiene múltiples usos, y que se convierte en el protagonista gastronómico de toda la jornada. Por supuesto, las castañas asadas con el plato estrella, pero también pueden degustarse junto con ellas los panes de centeno, frituras o asados de tocino y chorizo gracias también a la época de matanza, y algunos postres tradicionales como los bizcochos o el tocino de cielo. Y además, todo ello regado con un buen caldo joven, sidra u orujo del territorio gallego, tradición que engarza, tanto en la celebración como en la puesta en práctica, con antiguos rituales célticos de bienvenida al otoño.

Vestigios bretones en el norte de España

A Pastoriza, así escrito en su idioma natal, es un pueblo de la provincia de Lugo que no aparece mucho en el mapa, a no ser por dos razones principales: ser uno de lo municipios que atraviesa el río Miño, el más importante de la región, y poseer tantos vestigios de su pasado celta que incluso se cree que pudiera haber sido un asentimiento de cristianos bretones en el siglo V antes de cristo.

Los celtas gallegos tienen una historia antigua. Ya en el año 600 A.C. construyeron fortalezas en las colinas llamadas castros , algunas de las cuales permanecen todavía hoy en día. Los artesanos hicieron joyas de oro, así como figuras de piedra de tamaño natural para proteger sus asentamientos. Protegieron esta identidad incluso después de la conquista romana, manteniendo las costumbres paganas y los vínculos con los celtas en las Islas Británicas. La ciudad moderna de Lugo todavía lleva el nombre de un dios celta. El gallego moderno, una lengua románica relacionada con el portugués, contiene docenas de palabras celtas.

Las costumbres celtas también están incrustadas en la cultura gallega. Las gaitas gobiernan la música gallega; sólo la ciudad de Ourense tiene más de 5.000 gaiteros registrados. Gaiteros famosos como Carlos Núñez atraen grandes multitudes y actúan con bandas celtas extranjeras. Cada verano, Ortigueira acoge un importante festival de música celta. Algunas melodías populares gallegas son casi idénticas a las plantillas irlandesas y los valses bretones.

En otros lugares, continúa la tradición precristiana de trepar por rocas estrechas para curar enfermedades. El número nueve sigue siendo importante en el folklore gallego. Otras tradiciones muestran su edad a través de una raíz celta común: la rolda gallega es una figura fantasmal que se dice que señala la muerte, al igual que el alma en pena irlandesa. Los gallegos han celebrado durante mucho tiempo su propia versión de Samhain , el precursor celta de Halloween. Cada año, el pueblo de Narón celebra una fiesta para Oenacus, una deidad celta.

Y todo este entusiasmo va más allá de las costumbres populares y la música. Varios castros han sido desenterrados y restaurados. Se están reconstruyendo cabañas celtas anticuadas para los turistas. Se han emitido documentales sobre la Galicia Céltica en la televisión, y los celtas aparecen en los libros infantiles gallegos. La historia también inspira a artistas locales: Manolo Paz ha erigido un gran círculo de piedra que llama la atención sobre la herencia pagana de Galicia. 

El noroeste de Francia es la región natal de los bretones, que se sabe que llegaron a su patria actual durante el siglo VI, mientras abandonaron a los anglosajones a través del Canal de la Mancha. Hasta 1532, Bretaña se gobernó de forma independiente, momento en el que se unió legalmente con el resto de Francia, sirviendo como un importante punto de acceso a los océanos del mundo. A pesar de sufrir grandes malestares durante las dos guerras mundiales, la región ha progresado enormemente, especialmente con respecto a la modernización tanto de sus sectores agrícolas como industriales. Los bretones no sólo hablan bretón (breizh en el idioma original), pero también francés, con el antiguo idioma originario del córnico y galés hablado en las Islas Británicas. El área se adentra en el mar sobre la península de Armórica.

Hace 2500 años, se sabe que tribus celtas nómadas atravesaron los Pirineos y se establecieron en la actual Cataluña, aunque después se fueron desplazando hacia el norte peninsular, más cerca del mar. Seguramente los bretones ya estaban entre ellos, aunque fue después de la aparición del cristianismo cuando se sabe que su afluencia fue mayor. Pastoriza tiene una gran herencia bretona, al igual que muchas localidades gallegas, y forma parte del nuevo sentimiento pan-céltico que hace unos veinte años parece haber surgido con fuerza.